Cómo conseguir un trabajo de nivel básico sin experiencia laboral

Cómo conseguir un trabajo de nivel básico sin experiencia laboral


Lamentablemente, todavía existen muchos empresarios que sacan todo el provecho que pueden de sus trabajadores. Les encantaría poder contratar mano de obra por el salario básico y con una cierta experiencia profesional.

Como consecuencia, cuando buscas tu primer trabajo después de graduarte, te puedes encontrar con que muchas ofertas de empleo para recién titulados requieren que tengas cierta experiencia previa para el puesto. A continuación, te indicamos cómo puedes afrontar esta situación:

En cualquier caso, envía tu solicitud de empleo

Esto no quiere decir que tengas que presentarte a todas las ofertas que encuentres y esperar a que alguien te conceda una entrevista. Esa es una estrategia que se ha demostrado que no funciona y que al final sólo puede perjudicar tu marca personal (nunca sabes para quién puedes terminar trabajando en el futuro).

Con esto queremos decir que, si encuentras un trabajo de nivel básico, puedes presentarte sin importar si reúnes o no los requisitos exigidos.

De hecho, hay empleadores que a menudo anuncian una vacante con la esperanza de atraer candidatos con más de 3 años de experiencia y sin expectativas salariales, para un puesto de trabajo de nivel básico. Donde al final muy poca gente se presenta a la misma. Por lo que si decides presentarse es muy probable que solo tengas que competir con un reducido número de personas para conseguir el puesto.

En cualquier caso, no intentes debatir con el empleador por querer contratar a alguien con más de 3 años de experiencia para un puesto de nivel básico. En su lugar, sé maduro y respetuoso. Si es experiencia lo que quieren, demuéstrales que estás preparado para el cargo.

Consejos para solicitar un puesto para el cual no estás cualificado

Conócete a ti mismo

Pregunta a tus familiares, amigos, profesores, y haz una introspección seria para entender cuáles son tus fortalezas. A continuación, resáltalas.

Enfatiza tu motivación

No estarías presentándote para el trabajo si no lo quisieras. Lo quieres de verdad, ¿cierto? Asegúrate de que así lo perciban. No parezcas desesperado, pero sí apasionado. Investiga tus antecedentes y ten una respuesta preparada, honesta y reflexiva para la pregunta: ¿Por qué quieres trabajar aquí?

Confía en ti mismo, pero también se humilde

Esto se hace más fácil cuanto más confortable te sientas contigo mismo. Estar cómodo con no saberlo todo. No se espera que lo sepas todo. En su lugar, ten curiosidad y escucha.

Consigue experiencia y resáltala

Pon en marcha un proyecto paralelo, hazte voluntario en un negocio local u obtén unas prácticas.

Red de contactos

El hecho de que tu currículum se envíe mediante un contacto dentro en la empresa a la que estás postulando, incrementará considerablemente tus posibilidades de ser entrevistado. La parte complicada es conocer a alguien de la empresa y hacer que responda por ti.

Por suerte, hoy en día cuentas con muchas en Internet para poder conseguir un contacto. Por ejemplo, puedes usar herramientas como LinkedIn, para descubrir quienes están trabajando en la empresa a la que te quieres presentar. Además, también puedes conocer a que grupos pertenecen. Hay ocasiones en las que tú también podrás unirte a estos grupos, pudiendo utilizarlos como punto de contacto.

Consigue unas prácticas

Las prácticas en empresas no son exclusivas para los estudiantes y ciertamente se tienen en consideración a la hora de solicitar empleo.

Si tienes problemas para conseguir entrevistas, puede ser que en tu currículum no se muestre la experiencia suficiente. Conseguir unas prácticas remuneradas no es algo fácil de lograr, pero por suerte, puedes encontrar lugares que pueden ayudarte a lanzar tu carrera profesional.

Publicidad