Tutear o no en la entrevista de empleo

Uno de los mayores miedos a la hora de acudir a una entrevista de trabajo, es justamente saber cómo hablar con el entrevistador ¿es correcto tutear o no en la entrevista de empleo?


Tras haber postulado a muchos trabajos, al fin recibes la tan anhelada llamada que te índica que has sido considerado y que deberás ir a dar una entrevista personal de selección. Es ahora cuando se genera la incertidumbre propia de saber si hablar con el entrevistador de “tú a tú” o simplemente utilizar el “usted”.



La verdad es que todas las empresas tienen distintas culturas y diferentes visiones, tanto en su organización interna como en su trato con el personal. El problema es que si no la conocemos no tenemos la manera de saber cómo funcionan y de saber si ellos prefieren que se les dirija con un tono de formalidad o casualidad.

Si el contacto de trabajo lo hemos obtenido a través de un amigo, familiar o conocido, nos puede resultar muy efectivo preguntarle cuál es el comportamiento de la empresa y de esta forma poder presentarnos ante el entrevistador de la forma que ellos lo prefieran.

Pero la mayoría de las veces esto no ocurre y el contacto obtenido es netamente uno obtenido con una empresa con la que no se tiene relación alguna.

Tutear o no en la entrevista de empleo

Tutear o no en la entrevista de empleo

Entonces al llegar el momento de la entrevista resultarán  varios escenarios posibles:

  1. Que el entrevistador parezca muy cercano
  2. Que el entrevistador tenga una edad inferior a la tuya
  3. Que este te tutee desde el principio.

Todas estas posibilidades son tentadoras por el simple hecho que nos incitan a tutear a la persona encargada de entrevistarnos.

El tema es que si no tenemos conocimiento de la conducta y de las prácticas de la empresa, es recomendable no arriesgarse a hablar con el encargado utilizando el “tú”.
Aunque la empresa sea una que parezca ser más informal, es importante mantener la formalidad y cordialidad en todo momento.
Todo esto en el caso que el entrevistador no nos exprese explícitamente que podemos tutearlo. Es importante, sin embargo, recordar que aunque tengamos el derecho de tutear a la persona, debemos siempre hacerlo con respeto y manteniendo un margen de distancia entre empleador y empleado; es decir, no debemos olvidar nunca que a quienes nos dirigimos no son nuestros amigos, sino personas con quienes haremos vínculos laborales y por lo tanto las relaciones deben ser impersonales.

El problema es a veces hacernos el hábito de usar la palabra “usted” en una conversación, muchas veces excluimos esta palabra de nuestro vocabulario diario y nos olvidamos de la importancia que brinda a la hora de hablar en situaciones puntuales a las que se les necesita dar un tono formal.

Cualquier parámetro personal que nos incite a dirigirnos usando el “tú” debemos descartarlo, no importa la edad, la personalidad u otro atributo del entrevistador. Siempre se debe estar consciente de que la persona encargada tiene un cargo superior al de nosotros y que al final, es el quien tomará la decisión de darnos o no el trabajo. Es imperativo mostrarse como alguien que sabe mantener el respeto, la cordialidad y se comporta acorde a la situación.



Siempre es importante que muestres naturalidad con tus palabras, no será agradable recibir a un candidato que se muestre rígido y forzado a la hora de hablar. Si no estás acostumbrado a ser formal en tu vida cotidiana, puedes hacer ejercicios hablando con tus amigos o familiares o mirándote al espejo y hablando como si estuvieras en la entrevista misma, esto ayudará a que te relajes y logres manejar un vocabulario formal de forma fluida.

Intenta siempre ir preparado a la entrevista, averiguando de las características de la empresa, sus visiones y misiones, etc.
De esta manera, estarás más preparado para enfrentar la conversación, y el tema del “tuteo” pasará a segundo plano; podrás realizar tu entrevista de forma excelente utilizando el “usted” o en el caso que sea establecido de otra forma, el “tu”.

Relájate, práctica e infórmate. Es la mejor manera de enfrentar una entrevista. No te arriesgues con cosas que no son esenciales, enfócate en darles a los entrevistadores lo que quieren y necesitan escuchar, y camina siempre en la línea del respeto en cualquier caso posible.

 

Imagen por cortesía de Stockimages / freedigitalphotos.net