Tómate un tiempo para pensar

Tómate un tiempo para pensar que te gusta hacer y que deseas emprender

Comenzar con un emprendimiento puede ser tan fácil como terminar con el negocio. Por ello, debes tomarte el tiempo para pensar la idea y descubrir tus pasiones. Un emprendimiento desarrollado a partir de una buena idea unido a lo que te gusta hacer, será invencible y exitoso. Cuando la razón y la emoción se alían para lograr un mismo propósito, las garantías de éxito se potencian y se aumentan.

 

Que es una buena idea para emprendimiento:

  1.      Que sea novedosa
  2.      Que aporte valor a un segmento de mercado
  3.      Que tenga un número interesante de clientes potenciales
  4.      Que te guste
  5.      Que tengas conocimiento sobre el tema
  6.      Que sea viable
  7.      Que sea económica y fácil de implementar

Donde encontrar ideas para emprendimiento:

  1.      En tus pasiones y aficiones
  2.      En tu experiencia y know how
  3.      En las quejas de los clientes
  4.      En las necesidades insatisfechas
  5.      En ideas que funcionan en otros países o lugares
  6.      En observar y mejorar la agudeza de la visión para encontrar oportunidades
  7.      En escuchar propuestas e ideas planteadas por otros

 Tómate un tiempo para pensar en lo que te gustaría hacer, aquellos deseos ocultos que podrían convertirse en realidad. Cierra los ojos, deja que la mente vague hasta verte feliz, en alguna parte y lugar. Donde se encuentra este paraíso, como te visualizas allí, que te encuentras haciendo, con quien estás. La clave está en que te sientas totalmente feliz y extasiado con la idea. Intenta descubrir los detalles hasta que le des forma a la idea de negocio.

 Tal vez te equivocaste de camino, elegiste una profesión que no te llena por completo, realizas una actividad a la fuerza y sin motivación. Es el momento de revertir la situación y comenzar a pensar en todo aquello que te hace feliz. Cuales eran tus juegos en la niñez, que aficiones tienes en vacaciones, que palabra escuchas y te ilumina el espíritu, que sabes hacer superior a lo demás. Escribe una lista, sin pensarlo dos veces, sin castigar ninguna idea. Recuerda que una palabra te puede llevar a una acción y a un emprendimiento.

 Cuando trabajas en lo que te gusta, le pones más empeño, la creatividad fluye, la motivación aparece, y te dedicas a trabajar en ello, sin cansancio ni tiempo. Lo aburrido se te hace largo, mientras que los sueños se persiguen por encima de todo.

 Aprende a soñar despierto, a tener planes y proyectos, a buscar soluciones a los problemas, ser recursivo ante los inconvenientes, feliz en la vida, y disfrutar cada momento con intensidad.

 Existe un tiempo para pensar, y luego te vuelcas a la acción para conseguir lo que te gusta y deseas. No hay mayor placer que cumplir un objetivo, no hay mayor satisfacción que llegar a la meta, cuando has emprendido con decisión tus sueños.