Señales en una entrevista de trabajo: Éxito o Fracaso

Señales en una entrevista de trabajo: Éxito o Fracaso Parte II


La pregunta que se nos viene a la mente al no obtener un trabajo es: ¿Qué hice mal que no me dieron el puesto? Hay varios motivos por los que un trabajo puede ser denegado y la personalidad tiene que ver bastante con eso ¿estás haciendo algo mal? Lee a continuación.



A menudo se fomenta la confianza y seguridad al ir a la entrevista laboral, pero pocas veces se menciona qué puede ocurrir si existe mucha de estas ¿es bueno actuar con exceso de confianza?

La verdad es que no. Presentarse a un trabajo con mucha confianza puede molestar tanto a los otros candidatos alrededor tuyo como también a quien está a cargo de la entrevista.

Ocurre frecuentemente que quienes tienen mucho manejo y conocimiento del trabajo a postular se sienten con una superioridad a todos quienes estén postulando al empleo ¿te ha pasado? Es probable que sí. A muchos nos ha ocurrido, y no solamente en el ámbito laboral, sino que en situaciones diarias. Podemos ver que esto difícilmente nos trae consecuencias positivas.

Lo primero que se debe hacer si este es tu caso, es mirar alrededor y darse cuenta que por mucho conocimiento que tengas sobre la posición ofrecida, pueden haber diez otros candidatos con tus mismas capacidades y quizás más.
Debemos sentirnos orgullosos de saber muy bien el trabajo al que estamos postulando, pero debemos usar esos conocimientos sabiamente y entregarlos de forma correcta.

Señales en una entrevista de trabajo

Señales en una entrevista de trabajo

Al tener demasiada seguridad, los problemas no sólo son relacionados con las expresiones verbales, sino que también con los movimientos corporales que tanto se nos serán evaluados en la entrevista. Un profesional los va a considerar profundamente, especialmente uno de RR.HH (Recursos Humanos).
Por lo que la práctica se hace esencial y el auto-conocerse es el paso más efectivo para lograr expresarse bien en la entrevista y no dar malas señales propias al entrevistador, señales que nos pueden terminar costando el empleo.

¿Qué ocurre cuando alguien tiene demasiada seguridad?

  • Mostrar mucha seguridad puede ser un problema en una entrevista de trabajo, tanto así como no mostrarla. Es importante tener confianza en uno mismo, pero algunos movimientos pueden hacerte perder una oportunidad de trabajo.
  • Lo que suele ocurrir es que cuando el entrevistador llama a un candidato muy confiado a su oficina o el lugar de la reunión, este se tiende a parar mirando hacia arriba, caminando rápido y marcando el paso muy fuerte, a veces esto se puede ver arrogante o sobre exagerado, entonces si este es tu caso, baja la cabeza un tanto y mira derecho hacia el entrevistador.
  • Recuerda que la sacudida de manos debe ser suave y firme, así que no la sostengas demasiado fuerte y por mucho tiempo, esto puede resultar muy incómodo para el entrevistador y podría hacer que la entrevista comience de mala manera.
  • Durante la entrevista mucha gente se aburre o impacientan, si tú te sientes de esta forma, es importante recordar cuál es la razón por la que estás ahí; evita a todo costo frotarte las manos o pegarle a tus piernas o al escritorio.
    Nunca te sientes colocando tus manos sobre tu cabeza, esto sugiere seguridad excesiva y puede molestar al entrevistador o las personas que te rodean.
  • Mantén las manos para ti mismo mientras hables, puede distraer bastante si las utilizas demasiado cuando intentas explicar algo. Si algo te está molestando, poner las manos tras de tu espalda o cruzar tus brazos a la altura del pecho, revelará tus sentimientos inmediatamente, así que mantén tus manos donde las puedas ver.


  • Mucho cuidado con las expresiones faciales. Nada de risas irónicas o fruncir el ceño cuando algo te parezca mal. Esto ocurre constantemente porque las preguntas que hará el profesional entrevistador no serán siempre agradables; las risas irónicas por otra parte, a veces salen sin uno darse cuenta; por preguntas que pueden parecer absurdas o extremadamente obvias. Recuerda que el entrevistador estará evaluando cada uno de tus movimientos y preguntas de este tipo son diseñadas justamente para provocar al entrevistado a que se enoje o que se sienta incómodo, así que toma todo con seriedad y objetividad.

Los movimientos hablan por ellos mismos y los “negativos” están más propensos a ocurrir porque un Profesional de los Recursos Humanos va a intentar ponerte nervioso e incómodo para conocer quien realmente eres. Por esto te hará preguntas que debas pensar profundamente y cuidadosamente.
La forma para evitarlos es -como hemos dicho ya- practicar y lograr que tus movimientos sean un complemento para lo que hables. Para la mayoría de la población conseguir un buen lenguaje corporal es un trabajo arduo, no obstante, es un trabajo que con perseverancia lo puedes conseguir tú y cualquiera que se lo proponga.

 

Imagen por cortesía de franky242 / freedigitalphotos.net