Se emprendedor: La viabilidad financiera

Viabilidad de tu proyecto, análisis de costos iniciales


Se suele decir que comenzar bien es garantizar en parte el éxito futuro de los emprendimientos y en general de los proyectos que realizas. Porque genera confianza y viabilidad respecto de lo que haces. Por ello en un nuevo negocio es muy importante analizar los costos iniciales y mostrar la viabilidad del proyecto.

La viabilidad financiera de un emprendimiento es que los ingresos puedan pagar los gastos que se generan. Ingresos – Egresos sea mayor a cero en algún punto en el tiempo.


Cuando se inicia un emprendimiento se invierten unos gastos extras que impactan el balance financiero. Por ello, en los primeros años no es normal que se obtengan utilidades o excedentes de dinero, ya que estos se utilizan para atender las inversiones, que por lo general provienen de préstamos, de las Bancos o de los Socios. Pero la viabilidad del proyecto debe demostrar que se atienden las inversiones y los gastos, para obtener utilidades en algún momento en el tiempo. Entre más corto, más viable el proyecto.

Viabilidad de comenzar tu empresa

Viabilidad de comenzar tu empresa

La viabilidad financiera de un emprendimiento consiste en poder demostrar que el producto se vende a un precio competitivo que es suficiente para atender las obligaciones de la empresa. Pago sueldos, pago proveedores, pago deudas, Pago gastos administrativos y comerciales, etc.

La viabilidad financiera de un negocio se logra ajustando los costos y los ingresos. Por el lado de los costos no existe más camino que reducirlos al máximo para ser productivos, y por el lado de los ingresos el camino es ser eficaces y contundentes en las ventas a los clientes.

Al comienzo de un emprendimiento surgen gastos de todo tipo, como comprar la materia prima para producir, contratar personal para el funcionamiento del servicio, hacer una web, alquilar una tienda o comprarla para vender productos o servicios, comprar algunos activos mínimos como un computador, tener papelería, pagar servicios, contratar transporte para hacerle llegar los productos al cliente, gastos de importación y exportación cuando se hacen negociaciones con otros países, entre otros.


Cada uno de los costos iniciales del proyecto, los debes registrar para luego analizar si son excesivos, si los puedes hacer, cuales debes reducir o eliminar, para que el proyecto sea viable. Si tienes estimado que tus ingresos mensuales en el primer año sean de $1.000 entonces te define el techo para que los gastos no superen dicho valor. Es más lo recomendable es que obtengas por lo menos un 30% de utilidad o el porcentaje que sea competitivo a los rendimientos que obtendrías si no hicieras nada y colocaras el dinero en una inversión financiera.

La viabilidad de un emprendimiento involucra la rentabilidad financiera, que justifique el negocio, ya que nadie va a perder dinero en la aventura. Pero también se involucra la viabilidad operativa, en donde se garantice y cumplas lo que ofrezcas a los clientes. La viabilidad comercial, de que existe mercado y clientes para comprar tu producto o servicio. La viabilidad administrativa de que contarás con la gente y recursos para sacar adelante y gestionar el proyecto.

Sin duda la viabilidad financiera del emprendimiento es lo que le da piso a tu idea, es lo que le permite aterrizar en la realidad, y por ello se incluye en el plan de negocio, el cual es revisado por los futuros inversionistas del mismo. ¿Será que mi inversión en el negocio se garantiza para obtener una rentabilidad interesante? Esa pregunta se la debes responder con tus cifras financieras: flujo de caja, balances, estados de pérdidas y ganancias, punto de equilibrio.