Se emprendedor: cómo comenzar tu empresa

 


Cómo comenzar tu empresa, es el proceso en el que seguramente estarás inmerso para convertir esa idea original que tienes en un negocio rentable. Más allá de que se trate de la solución que encontraste a un problema, de un formato extranjero que deseas adaptar o del sueño de tu vida, como emprendedor es oportuno que sepas que existen aspectos básicos acerca de una PYME (pequeña y mediana empresa) a tener en cuenta, así como organizaciones que pueden ayudarte a empezar con el pie derecho y a que tu camino sea exitoso.

 

Primeramente, es posible señalar características comúnes de personalidad del emprendedor. Se trata de alguien proactivo, muy pensante, con una actividad mental rica que lo hace muy creativo, siendo bastante usual que muchas veces disfrute más de quedarse en casa a investigar y encontrar soluciones a problemas relativos a una idea que tiene, que de salir e interactuar con los demás. Su deseo de sacar adelante su emprendimiento es tan fuerte, que está dispuesto a salirse de ciertas zonas de comodidad como dejar un trabajo estable, para lograrlo.

 

Por más seguro que te sientas acerca de tu proyecto, será necesario que cuentes con ahorros para tu sustento mientras lo desarrollas, o bien que lo hagas en tus horas libres continuando con un empleo. El período crítico para las microempresas, en el que pueden estabilizarse o desaparecer, son los primeros 3 años. Es importante que quien comienza una PYME no se aísle, una tentación muy común y errónea al principio, es encargarse de todo. Muchas veces el emprendedor ve la gestión como un secreto, por tanto no comunica, no se asocia. Las diferentes organizaciones que trabajan con el mismo, se encargan de orientar, financiar, asistir técnicamente, incubar (facilitar un lugar físico para comenzar la empresa, gratuitamente o por un alquiler bajo) y seguir su proyecto. Algunas de ellas quizás permanezcan como socias, pero a cambio suelen brindar un acompañamiento basado en su muy valiosa experiencia.

comenzar tu empresa

De empleado a emprendedor

 

Teniendo en cuenta que no hay mandos medios ni un director al que consultar las decisiones, acudir a este tipo de organizaciones y a seminarios motivacionales, te permitirá encontrarte con una suerte de espejo en otros emprendedores aunque sean de otros rubros, puesto que salvando las diferencias todos pasan o han pasado por lo mismo.

 

La etapa de investigación del público al que se apunta y asesoramiento sobre las características del producto o servicio a desarrollar, suele ser una de las más extensas, siendo común que el emprendedor sienta que está demorando la implementación de su proyecto. No obstante, esta fase es crucial ya que luego se sentirá el peso de un pobre o rico proceso durante la misma.

 

En la PYME, se sale al mercado a imponer una idea y al comienzo suelen surgir numerosos obstáculos, es por ello que el emprendedor ha de ser o convertirse en una persona resiliente si las hay, de modo capitalizar las situaciones abordándolas constructivamente sin frustrarse fácil. Definitivamente no puede quedarse atrapado en las primeras dificultades, de lo contrario no vivirá de su idea.

 

Pueden haber importantes diferencias entre rubros, respecto al tiempo transcurrido antes de obtener utilidades y en la cantidad de capital a invertir. Por ejemplo, el digital puede ser un sector rentable sin demasiada dilación, ya que las plataformas de Internet acostumbran tener un coste bajo, mientras que en la industria manufacturera se necesita invertir en empleados, infraestructura, etc.

 

Los mentores de estas organizaciones son de gran ayuda para saber cómo comenzar tu empresa, entre otras cosas procuran que el emprendedor se focalice en las cosas que dependen de él/ella, actitud esencial para encaminarse hacia un negocio rentable.