Resiliencia en el desempleo: Estilo explicativo optimista



 Ante cualquier situación de la vida, las personas siempre tenemos modos de explicar lo que sucede, tanto si se trata de algo que nos pasa a nosotros mismos o en el entorno. El trabajo no es la excepción. La resiliencia como capacidad de afrontar el paro y salir fortalecido del mismo, se vale de un modo optimista a la vez que realista de explicar los acontecimientos. Pensar en el tópico estilo explicativo optimista ante el desempleo, no significa ignorar las adversidades de la crisis, sino considerarlas como circunstancias pasajeras.

La visión optimista que conlleva la resiliencia, además de reconocer nuestro papel activo en las situaciones, contempla la influencia de las circunstancias y de las acciones de los demás. Dentro de las distintas situaciones que estés viviendo relacionadas con el paro, es necesario que analices las que más te afecten, y veas qué tan responsable eres en realidad de las mismas.

Si encuentras la raíz de algo que te disgusta en comportamientos tuyos, la buena noticia es que son modificables. Por ejemplo, puedes utilizar la amplia variedad de consejos que Currículum Entrevista Trabajo te ofrece para mejorar tus habilidades durante todo el proceso de búsqueda laboral, desde la selección de los trabajos a los que te postulas, pasando por la redacción de tu currículum hasta tu comportamiento en la entrevista y etapas después de la misma. Otro posible escenario, es que quizás notes que tu ansiedad y estrés están afectando tu relacionamiento con tu familia y amigos, aquí también es posible cambiar tu forma de pensar y comportarte de diversas formas, por ejemplo diciéndoles que prefieres responderles alguna pregunta luego en lugar de hacerlo de mala manera si estás nervioso.

Esta convicción de que tienes el poder de realizar los cambios que quieras, es la que reconoce tu capacidad de participación activa en las circunstancias, lo cual es básico para la resiliencia. En tu análisis sobre lo que te rodea, especialmente respecto a asuntos que te inquieten, pregúntate, ¿se trata de algo transitorio?, si es algo que hace otra persona, ¿sólo depende de ella o influyes de alguna manera? Procura analizar cada factor, si lo haces por escrito mejor, de la forma más objetiva que puedas.

El optimismo además de tener efectos directos y beneficiosos sobre nuestra salud psico – física, habilita a fomentarnos actitudes que nos fortalecen tanto internamente como ante los temas. Ejemplos de las mismas son la tolerancia, la consideración sincera de opiniones ajenas, la perseverancia y la aceptación de los desafíos como oportunidades de aprendizaje.

Implementar un estilo explicativo optimista, conlleva atender e incluso cambiar lo que te dices, de forma que estos mensajes hacia ti no sean culpablizadores y destructivos, sino que apunten a un verdadero análisis de lo que sucede habilitando una comprensión realista y una actitud constructiva.

Una vez que has tenido un percance, como puede ser una mala entrevista, no te recrimines, velo como un ejercicio y en lugar de reprocharte dite “haz hecho lo mejor que has podido en ese momento con esas circunstancias, la próxima lo harás mucho mejor”. Es importante también, que no permitas que la sensación negativa que te provoca un mal rato, te lleve a sentirte indefenso y a pensar que de aquí en más la situación se repetirá una y otra vez, limitándote emocional y mentalmente. Es necesario que comprendas que sentir desazón es natural, pero que está en ti elegir superarla e iniciar una tranquila y detallada reflexión acerca de los distintos factores que influyeron en la situación. Un estilo explicativo optimista ante el desempleo puede entrenarse.

 

Más artículos de resiliencia

¿Quieres recibir los futuros artículos de resiliencia directo en tu email?