Qué le enseñó Steve Jobs a Mariana Suárez

Steve Jobs Tenía Razón


Cuando Steve Jobs presentó su iPad reavivó las llamas de la discordia en grupos de publicistas, pues afirmó que la gente no sabe qué es lo que quiere consumir y que era una oportunidad para empresas como Apple crear en las personas la necesidad de consumir lo que ellas venden.

Los expertos en publicidad y mercadotecnia se han agrupado desde hace muchas décadas en dos corrientes diferentes: una de ellas afirma que es posible crear una necesidad a partir de un producto; la otra corriente afirma que la necesidad siempre ha estado en las personas y que lo único que puede hacer un publicista es despertar esa necesidad subconsciente de las personas para hacerlas desear cosas que jamás habrían imaginado que querrían…

Independientemente de la manera en la que caldeó el eterno debate entre publicistas, la declaración de Steve Jobs hizo que muchas personas replantearan la manera en la que ofrecían o presentaban no solo productos y servicios, sino también a sí mismos. Eso fue lo que le pasó a Mariana Suárez, quien consideró ‘venderse’ de una manera diferente cuando, después de meses de buscar trabajo, no logró conseguir empleo.

“Pensé que si incluso los candidatos a puestos políticos son ‘productos mercadológicos’, ya sabes, los visten bien, los maquillan y los ensayan para sus debates, cualquiera podría convertirse en un producto más ‘vendible’ que su competencia si pensaba en sí mismo precisamente como un producto y si sabía explotar sus Puntos Únicos de Venta”.

Mariana descubrió después de varias entrevistas que a muchos empleadores les daba miedo contratarla porque a lo largo de su vida había realizado muchos estudios extracurriculares y a sus posibles jefes les daba miedo que ella pudiera quitarles su puesto.

Steve jobs y como innovar creando

Steve Jobs y su innovación

“Me di cuenta de que tenía que ‘venderme’ como una ventaja para mi jefe potencial, no como una amenaza, así que antes de mi siguiente entrevista de trabajo estudié un poco acerca de la empresa, para ver de qué manera podía ofrecerle ayuda. La empresa estaba buscando a un locutor para grabar comerciales de radio y aunque yo tenía un poco de experiencia en esa área y me presenté con todo y mi demo en un disco compacto, cuando me entrevistó el Jefe de Programación de la estación de radio, hice mucho énfasis en el hecho de podía ayudarle, además de en mis labores de locución, porque había aprendido a utilizar software de edición por computadora y porque tenía dicho programa en mi laptop. A mi jefe le encantó la idea, no solo porque podría dedicarle horas extras al trabajo en casa si eso era necesario, sino porque estaba contratando a alguien que sabía cuál era la lógica detrás de la producción y edición de audio, y eso haría que fuera más sencillo dirigirme en los comerciales, porque entendería más fácilmente qué era lo que el productor necesitaba, así que aunque no tengo la voz más linda, me dieron el trabajo”.

Aunque el jefe de Mariana creía que lo único que necesitaba su empresa era simple y llanamente una locutora, ella supo explicarle que tenía necesidad de contratar a alguien mucho más integral, con un conjunto de habilidades que se complementaran y que le ayudaran a hacer su trabajo diario de una manera más competente.

Así que, ¿de qué manera crees que podrías ‘venderte’ a ti mismo en tu próxima entrevista de trabajo? Parece que, después de todo, Steve Jobs tenía razón, y lo más valioso que podemos hacer es inspirar que nuestro jefe potencial desee ‘comprarnos’ a nosotros aunque no sepa que eso es lo que deseaba desde el principio.