¿Por qué no me llaman?: La actitud en la entrevista

¿Por qué no me llaman?: Hay 40 candidatos ¿A quién seleccionan? Tu actitud en la entrevista

Si prestamos atención cuando se publica un aviso, lo más importante es la descripción del puesto. Hay puestos que sí concuerdan con nuestro perfil y puestos que no. Simplemente porque no todos poseemos las mismas habilidades y cualificaciones. Igualmente la actitud en la entrevista es la que determinara si continuarás en el proceso de seleción. Cada ser humano reacciona diferente ante la misma situación.

Supongamos que estamos en un aula del colegio, o para diferenciar, estamos en un gimnasio, donde hay unas 40 personas. En el primer caso estudiantes, alumnos, en el segundo: deportistas, o simplemente gente que se entrena.

Podemos diferenciar claramente 4 tipos de personalidades:

  1. El mejor del grupo, pero se ubica adelante del aula o gimnasio
  2. El mejor pero se ubica atrás
  3. El peor y que siempre va adelante
  4. El peor pero va atrás
Guía rápida para la entrevista

Guía rápida para la entrevista

¿Cuál es la clave de dicho comportamiento? ¿Y cómo lo relacionamos esto con la búsqueda exitosa de trabajo?

Por un lado la idea es que cada uno se ubica donde se siente más cómodo. ¿Qué significa esa comodidad? Simplemente es parte de la personalidad de cada uno:

Hay quienes son muy buenos, pero no quieren que los demás lo vean, simplemente se esfuerzan para sí mismos. (2)

Están en cambio los que son muy buenos pero les gustan mostrarse, ser el ejemplo a seguir. –Mírenme que bueno que soy. En este caso él estará adelante para ser observado por todo el grupo y en especial por el instructor. (1)

Luego está el que no es bueno, pero quiere aprender. También estará adelante, pero con otros objetivos: ver mejor los detalles, poder preguntar en todas las oportunidades posibles. (3)

Y por último: También alguien mediocre, pero tímido, conformista: Lo que entiende lo hace, y lo que no, no lo hace, trata de pasar desapercibido. (4)

Estos cuatro casos son muy típicos encontrarlos en un Curriculum, en una entrevista de trabajo.

Pues mientras hacemos deporte o estudiamos en un aula somos tal cual nuestra forma de ser. Pero cuando buscamos trabajo no sabemos cómo actuar.

Y ese es el punto clave. ¿Cómo mostrarnos? ¿A quién seleccionarán?

Todo depende de los requisitos del puesto.

  1. Si se busca a una persona que lideré un grupo se buscará a alguien como el caso uno: Alguien que le gusta que lo vean: Acá estoy, síganme.
  2. Si se busca a alguien “con futuro” y ganas de progresar, o tal vez alguien que le guste progresar como freelancer, El perfil definido será de alguien como el caso dos.
  3. Si por otro lado queremos alguien con cabeza abierta, con ganas de aprender, pero sin muchas ambiciones económicas: El caso tres es el ideal.
  4. En cambio se busca alguien simple, sumiso, sólo que cumpla ordenes, el caso cuatro es ideal.

 

La conclusión es muy sencilla: Hay trabajo para todo tipo de personas. Pero seremos seleccionados solamente cuando nos mostremos naturalmente, pues si tratamos de mostrarnos diferentes a lo que realmente somos, estaremos transmitiendo algo negativo que será interpretado de modo intuitivo por el reclutador.

Si estamos en una entrevista y actuamos de modo natural, nuestro lenguaje corporal será tal cual nuestro lenguaje verbal, y solamente en este caso lograremos ser reclutados al puesto que mejor se adapte a nosotros.