¿Por qué no me llaman? Falta de seguridad y Miedos

¿Por qué no me llaman?  5 Claves para Mostrarse Seguro y Superar los Miedos

En esta nueva entrega de ¿Por qué no me llaman? enfrentaremos el tema de la falta de seguridad y Miedos al enfrentar la entrevista de trabajo y como sobrellevarlos de forma positiva, para que sus consecuencias inmediatas resulten continuidad en el proceso de selección tras la entrevista laboral.

 
Uno de los peores errores que la gente comete cuando está buscando trabajo, es el de pretender que tiene una personalidad totalmente diferente a la suya. Si bien es cierto que por lo general hay un conjunto de habilidades y de rasgos de personalidad que buscan los reclutadores de las empresas, también es muy cierto que no puedes entrar a una entrevista de trabajo diciendo que eres todo lo que buscan, si en realidad no lo eres.

Lo mejor siempre es ser honesto, mostrarse seguro de las habilidades de las que sí estamos conscientes que tenemos y que eso nos ayude a superar los miedos a la hora de pedir empleo, ¿cómo lograrlo?

 1. No exagerar acerca de tus habilidades

Siempre nos dicen que es conveniente “pulir” nuestro curriculum, pero eso no significa que digas que eres un experto en electrónica si todo lo que hiciste alguna vez fue cambiar una bombilla. La mayoría de los reclutadores aprecian mucho que si no sabes hacer algo, simplemente lo digas, pero que demuestres que estarías dispuesto aprender a hacerlo para ser mejor en tu trabajo potencial.

 2. Cuida tu lenguaje corporal

Sin falta de seguridad y Miedos

Sin falta de seguridad y Miedos

Mostrarse ansioso, indiferente, desesperado o sobrecogido por la situación tiende no darle una buena impresión a los reclutadores. Te recomendamos consultar libros sobre conducta y lenguaje corporal, pero de entrada te damos un par de consejos: si te pones muy nervioso en las entrevistas, procura no sentarte de manera frontal al entrevistador, muchas veces sentarse ligeramente de lado (siempre y cuando eso te permita ver a los ojos al entrevistador) ayuda a que se disminuya el sentimiento de ansiedad; no cruces los brazos mientras te estén entrevistando, eso puede ser percibido como una señal de estar cerrado a la comunicación o a las críticas; no juegues con tus manos, ni hagas ‘malabares’ con objetos como plumas, hojas de papel o clips, además de que puedes tirarlos por error y tendrás que pasar la vergüenza de contorsionarte para tener que recogerlos, puedes dar la impresión de no estar prestando atención por estar distraído o demasiado nervioso.

 3. Sé congruente

Esto puede ser tan evidente como que no puedes decir algo y contradecirte a los pocos minutos (algo como “estudié idiomas en el extranjero” y que cuando te pregunten si has vivido en otro país digas “no, siempre he vivido aquí, lo que pasa es que fui de vacaciones por una semana a otro país” simplemente le da la impresión al entrevistador que no sabes de qué estás hablando o que le estás diciendo la verdad a medias); incluso puede estar relacionado con la manera en la que tu lenguaje corporal debe expresar lo mismo que tu lenguaje verbal, ¿te has fijado como hay personas que al intentar poner énfasis en su respuesta contestan diciendo “Absolutamente” pero mueven su cabeza de manera negativa? Ponle atención a todas esas señales y tu imagen mejorará enormemente.

 4. Sé consciente de ti mismo y explota tu autenticidad

Nuestras relaciones interpersonales fluyen mucho mejor cuando somos auténticos, y eso se aplica también a la manera en la que eres percibido cuando estás en una entrevista. Reconoce cuáles son tus puntos débiles y si bien no quieres divulgárselos al entrevistador, tampoco inventes una personalidad alterna en la que eres todo lo contrario de realmente eres.

 5. Busca ser la mejor versión de ti mismo

Sé consciente de los rasgos de tu personalidad, enfatiza los aspectos positivos y en lugar de ocultar los negativos, busca darles un giro en caso de ser necesario (¿la gente te dice que te vistes de manera estrafalaria? Puedes decir que tienes un espíritu creativo…) solo cuida la manera en la que lo presentas para no dar una impresión errónea o poco deseable.

 

¿Quieres comunicar seguridad en tu próxima entrevista de trabajo? Haz tu tarea, estúdiate a ti mismo y siéntete cómodo con tu propia personalidad profesional.