Cómo negociar el salario

¿Negociar el salario en la entrevista de trabajo?


Uno de los aspectos que muchas veces no se toman en consideración en una entrevista de empleo es la negociación del salario que en la misma nos ofrecen. No tener preparada la respuesta ante preguntas relacionadas con el salario deseado, o no saber dar respuesta a nuestras pretensiones puede resultar contraproducente incluso para nuestras opciones de ser escogidos como serios candidatos al empleo.

El falso error de parecer sumisos

Negociar el salario

Negociar el salario

A veces cuando se acude a una entrevista de empleo parece que se acuda con miedo, como con una sensación de temor y predispuestos a aceptar lo que sea. Incluso, a veces, el candidato es capaz de responder ante preguntas directas de cuál es el salario que desea para desempeñar sus funciones en ese puesto, como que le “da igual”, que “no le importa el dinero”, que él o ella “lo único que quiere es trabajar”, “que lo hace por el dinero que sea” o cosas por el estilo, y ello es nefasto.


Un contrato laboral, un puesto de trabajo, es un acuerdo entre dos partes (el empleador y el empleado) para el primero dotarse de una fuerza, de un servicio laboral que necesita y el segundo para ofrecer sus servicios profesionales para cubrir la necesidad del primero, no es ya como en el siglo XIX o primeros del XX una relación de superior a inferior o de dominante y dominado, son dos partes que se ponen de acuerdo pues las dos necesitan llegar a un acuerdo, y por tanto es lógico que ambas tengan sus condiciones, y en algunos casos podrá existir acuerdo y en otros no.

Nuestras condiciones

Y partiendo de esa premisa es que debemos ponernos en valor y solicitar el salario que creemos justo para el puesto que vamos a desarrollar, el salario que consideramos acorde a ese empleo y el lugar para exponerlo es la entrevista de empleo, uno de los tableros de negociación de una oferta laboral.

A partir de aquí se puede valorar si es adecuado pedir un salario muy elevado o no, de si es mejor ir a la baja o al alza, etc., etc., pero algo debemos proponer, pues de lo contrario decir que “no nos importa”, nos desmerece, incluso de cara al mismo entrevistador, nos denigra como profesionales y,  por supuesto, lesiona nuestras opciones para el empleo.


El salario a pedir dependerá de muchos factores y de la fuerza de negociación que tengamos. Si por ejemplo somos perfiles muy técnicos y existen pocos profesionales como nosotros podremos ponernos en valor y pedir lo que deseemos, si nos aceptan bien y si no ya nos iremos a la empresa de al lado que nos contratará, o si por ejemplo por el contrario somos empleados poco cualificados que hacen labores más básicas y donde existe una gran mano de obra poco podremos exigir y deberemos pedir cifras que se encuentren acordes dentro de lo que se ofrece en el mercado.

Para finalizar, decir que sea como sea lo que debemos tener claro es cuál es nuestro precio y en base a ello negociar. Si nosotros consideramos que 100 es lo que debemos ganar, empezar la negociación solicitando un poco más por si debemos negociar a la baja y siempre dejando un margen (sabiendo aquel límite por el cual no pensamos trabajar) para en caso de poder llegar a un acuerdo no óptimo pero si interesante poder plantearnos aceptarlo.

 

“Imagen por cortesía de  digitalart/ freedigitalphotos.net”

1 comment for “Cómo negociar el salario

Comments are closed.