Los seis ingredientes del éxito

Los seis ingredientes del éxito para emprender

Si tuviera que seleccionar los seis ingredientes más importantes para obtener el éxito, sin duda incluiría: la autoestima, la comunicación, soñar con los pies sobre la tierra, la actitud positiva, la dedicación al trabajo, y la ambición para obtener logros y alcanzar retos importantes que dejen huella en el mundo y las personas.

 


Porque debes creer en ti por encima de los vendavales que existan, debes sin duda tener buenas relaciones con las personas y tu entorno, debes mirar lejos y buscar los medios de llegar a tu destino, debes ser optimista a toda prueba para revertir los fracasos y encontrar las oportunidades, debes trabajar y trabajar si deseas conseguir resultados, y debes tener pasión y ganas por lograr cosas.

 1. La autoestima:

El emprendedor no lo tiene todo ganado y sin duda deberá acudir a su fortaleza interior para superarse y superar los inconvenientes que se presenten. Sólo las personas con confianza en sus capacidades podrán vender su idea de negocio, convencer a los clientes que le compren y pisar fuerte en un entorno altamente competitivo.

 

2. La comunicación:

El emprendedor debe saber comunicar su idea de negocio, para que todo el equipo que lo acompañe lo entienda y comparta, y a la vez debe ser diestro comunicador para que el mercado reciba su mensaje de servicio con impacto y contundencia. Un líder debe necesariamente comunicarse y su éxito dependerá de la habilidad para hacerlo. Con cercanía a la audiencia, sensibilidad a sus necesidades, claro en el concepto y motivador para que la gente se movilice a su causa.

 

Seis ingredientes del Exito

Seis ingredientes del Exito

3. Soñar con los pies sobre la tierra:

El emprendedor exitoso debe tener visión de largo plazo, acostarse soñando y despertarse con energía y vitalidad para acometer los planes y proyectos. Tiempo para pensar y tiempo para actuar. Nade puede salir a actuar sin una meta y plan de trabajo, ni mucho menos se puede esperar que alcance los mejores resultados sin la chispa de la pasión y convencimiento de su actividad. Soñar te permite desarrollar la visión, la pasión y el entusiasmo por llegar a los resultados.

 

4. Actitud positiva:

Un emprendedor debe siempre poner la mejor cara ante sus equipo y entorno, independiente de las dificultades y tristezas que le aquejen. Porque miles y millones de personas dependen de sus guías y mensajes para seguir en la lucha. Con coraza fuerte para enfrentar los vendavales y el optimismo como bandera para mostrar que si se puede. El emprendedor no podrá desfallecer ni interna ni externamente. Su actitud positiva le permitirá levantarse de las caídas y demostrar con su ejemplo a los demás que se puede seguir trabajando con entusiasmo. El éxito no se logra de la noche a la mañana y en el camino el principal consejero será el optimismo.

5. Dedicación al trabajo:

Un emprendedor exitoso no es una lotería y golpe de suerte, sino el resultado de un trabajo y educación permanente. Porque la empresa se hace con el engranaje de funcionalidades perfectamente alineadas a objetivos comunes. Porque las ideas de negocio se desarrollan poniendo a funcionar las actividades y procesos que le dan vida. Dedicarse a lo que te apasiona, a tu idea y visión, a tu trabajo en lo grande y pequeño, al servicio de los clientes sintonizándose siempre con sus necesidades y expectativas.

 

6.Ambición:

El emprendedor debe tener ambición por su idea de negocio, pensando que va a ser el líder del mercado, vender el producto más aceptado y vendido, reconocido mundialmente por su actividad y resultados obtenidos. La ambición es la suma de una autoestima alta, contar con una idea clara y creíble, unos propósitos que le reten en forma importante, le movilicen a superarse continuamente y a llegar lo más lejos posible.