La píldora mágica para el éxito

La píldora mágica para el éxito

Si te pudieran dar una píldora mágica para ser exitoso como emprendedor, con seguridad dentro de sus componentes encontrarías: los Objetivos, la Acción, la Persistencia. Los objetivos te dan la mira o el punto focal a donde deberás apuntar tu idea y negocio, la acción es lo que permite avanzar para llegar a tu destino, y la persistencia es la clave para que avances a pesar de todo.

Es tan importante este último aspecto de la persistencia para los emprendedores, que está comprobado que más del 80% de los nuevos negocios que han fracasado se debe a que se han retirado antes de tiempo en su empeño. Si quieres ser emprendedor debes sudarla los primeros dos o tres años, sin rendirte en tu propósito.

Un estímulo para el éxito

Cada obstaculo Un estímulo para el éxito

Por ello, se destaca en la fórmula mágica del éxito de los emprendedores, que el 80% de su composición está hecha a base de Persistencia, un 10% de Planificación y otro 10% de Acción o Gestión. Lo importante de las cifras que te mencionamos no es su rigidez, ya que cada tipo de negocio podrá variar su mezcla de factores que inciden en su éxito, pero si enfatizar que si deseas ser emprendedor deberás como mínimo ponerle una buena dosis de persistencia para seguir avanzando a pesar de todo.

 Que significa avanzar a pesar de todo:

No rendirse porque los primeros clientes no te compran o no lograste convencerlos en la primera cita. Los grandes vendedores saben que necesitan visitar 10 clientes para lograr uno calificado, y que requieren hacer 10 visitas antes de cerrar la venta.

No desistir en el negocio porque en los dos primeros años no se obtienen utilidades. Debido a las importantes inversiones que se deben hacer a un nuevo emprendimiento, lo normal es que se logre el punto de equilibrio financiero a los dos o tres años de iniciado el emprendimiento.

No intentar recapturar un cliente insatisfecho debido a que se fue furioso en su primera experiencia con el negocio. Todos podemos cometer errores pero el camino es solucionarlos y pedir disculpas, recompensar al cliente y atraerlo de nuevo.

No desanimarse porque el trabajo al comienzo es muy arduo y debes atender todo tipo de actividades, desde la más pequeña hasta la más importante. Porque el emprendedor debe hacer de todo y estar dispuesto a aprender de todas las áreas del negocio. No sólo las que se relacionan con sus gustos y aficiones, conocimientos y experiencia.

Levantarse cada vez que se cae. Porque la única garantía de éxito es seguir avanzando a pesar de todo.

Tener una actitud optimista y positiva, para ver siempre la luz detrás de la oscuridad, la oportunidad detrás del problema, la salida donde no existen puertas visibles.

Desarrollar la resiliencia para superar las dificultades, sin importar el tamaño en que lleguen y el tópico de que traten.

Avanzar a pesar de todo debe ser la consigna de todo emprendedor que desea que su negocio salga adelante. Sin duda necesitas de una buena idea, un mercado de clientes importante, ser rentable en tu operación, foco y planificación, transpiración y acción para prestar y distribuir tu servicio, así como ser competitivo. Pero lo mínimo es persistir y avanzar a pesar de todo.

El objetivo te da la guía, la acción te muestra el avance, pero la persistencia te da ese ingrediente fundamental en los emprendimientos, que es superar los inconvenientes, enfrentar las dificultades, atender las contingencias, automotivarse para seguir planificando y actuando.

De nada servirían los planes y estrategias, si a la vuelta de la esquina te retiras de tu empeño. De nada serviría una actuación perfecta si nunca vuelve a repetirse. Porque lo mínimo que debes garantizar como emprendedor es persistir, para avanzar a pesar de todo.