Incubadoras de negocios para estudiantes

Incubadoras de negocios para estudiantes


Quizá una de las carencias actuales de muchos sistemas educativos nacionales es la inexistencia de una auténtica conexión entre el mundo estudiantil y el mundo de la empresa. Quizá uno de los problemas recurrentes de estos sistemas educativos es no saber sacar todo el auténtico potencial, es no saber sacar el jugo a la fuerza estudiantil que tienen entre sus manos para que se conviertan en la fuente emprendedora y de innovación del mañana.

Un sistema no sólo de estudios

Incubadoras de negocios para estudiantes

Incubadoras de negocios para estudiantes

Algunos sistemas nacionales de estudios (especialmente en según qué países) parecen tener muy clara esta conexión y este potencial, pero en su mayoría como se comentaba desgraciadamente no es así, y siguen primando un sistema de estudios basando en un obsoleto esquema de memorización de contenidos del siglo XX, y no dan entrada a las aulas ya no sólo a nuevos esquemas metodológicos que adapten la forma de enseñar, sino que la misma forma de enseñar ya no se adapta a lo que la sociedad misma requiere del joven que saldrá de esa institución educativa formado.


Cualquier institución formativa (escuela, instituto, universidad, etc.) por supuesto tiene una importante carga de formación humanística, del mismo modo que también la tiene a nivel cultural general, pero no debe olvidarse que todas estas instituciones deben estar volcadas en formar a las personas del mañana, pero también a los profesionales del mañana, y por ello hacer de ellas el mejor nido para la innovación y para las startup mediante incubadoras de negocio, por ello hacer de ellas auténticas fuentes de formar en el espíritu emprendedor es más que necesario si se quiere que los jóvenes estudiantes de hoy, sean exitosos profesionales y personas del mañana.

La fuerza para avanzar

Concretamente si nos centramos en las incubadoras de negocios para estudiantes, vemos que las mismas son una de las grandes opciones que las instituciones educativas pueden llevar a cabo para que dentro de ellas se fomente, se transmita y se desprenda este sentido innovador, ese espíritu emprendedor, creativo y tecnológico tan necesario en el mundo empresarial global del siglo XXI.


Las incubadoras de negocios no son la respuesta obviamente a todos los estudiantes, pues no todos los estudiantes pueden desarrollar, ni quieren desarrollar ese espíritu emprendedor, de innovación y basado en el concepto startup que se viene mencionando, y obviamente para estos, la escuela debe dar la respuesta y el camino para que los mismos encuentren su propia vía de desarrollo, pero para los que sí que pueden o desean seguir el camino del emprendimiento desde la escuela debe lograrse ser la punta de lanza para que estos lo lleven a cabo.

No debemos olvidar que las generaciones actuales de jóvenes cuentan con el nivel formativo en general más avanzado de la historia, conjugar y aprovechar todo esto desde la propia escuela con la innovación, las empresas startup y centrándolo todo ello en el binomio escuela/empresa es la secuencia lógica y natural para que el joven que desea tirar adelante proyectos interesantes pueda hacerlo, no desaprovechemos ese potencial.

 

“Imagen por cortesía de graur razvan ionut/freedigitalphotos.net”