Grafología: Su importancia en textos manuscritos.

 


Es importante estar al tanto que en general al pedir una carta de presentación manuscrita, es muy probable que ese escrito sea evaluado por un grafólogo, antes de ser citado a una entrevista de trabajo, a fin de conocer las características particulares de cada postulante.

El análisis grafológico refleja nuestro inconsciente, es un test proyectivo que incluye muchísimos aspectos tales como autoestima; grado de extroversión- introversión; capacidad pedagógica, de mando, de venta; gusto por lo estético; regularidad en el trabajo o estudio; conciencia moral; signos de deshonestidad; optimismo; cansancio; grado de energía; grado de respeto o distancia con respecto a la autoridad; relación con el pasado; grado de ansiedad respecto del futuro; relación con las tareas y con las personas; relación con la figura materna y paterna; sexualidad; manejo del dinero y los recursos; atención; memoria; puntualidad; preocupaciones; capacidad de ayuda; grado de influenciabilidad; grado de adaptabilidad a las situaciones; tipo de pensamiento (si predomina la intuición o la lógica); relación con el cuerpo; grado de salud; reacción ante situaciones de presión o estrés, etc. Realmente son muchos los datos que se pueden extraer de un escrito; y son muchos los signos gráficos que remiten a una misma característica de personalidad.

Tratar de modificar a priori un escrito en función de obtener un puesto de trabajo no resultaría beneficioso ni para el empleado, ni para el empleador; dado que justamente el análisis desde la rama de la Grafología sirve para ver si el puesto de trabajo es compatible con el perfil del postulante o no.

Grafología: Ejemplo de Escrito con letra pequeña

Ejemplo de escrito con letra pequeña

Si se alterase alguno de los rasgos naturales de la escritura, es sumamente probable que la misma característica se manifieste en otro rasgo. Ej: si se trata de compensar la pequeñez de la letra realizándola de un tamaño mucho grande de lo que habitualmente se la escribe; casi seguro que se le altera algún otro rasgo como por ejemplo, que el margen izquierdo se achique o que la inclinación se vuelva hacia la izquierda (ya que varios rasgos en la letra son indicadores de una misma característica de personalidad –en el caso anteriormente mencionado todos son indicadores de timidez o reticencia al contacto social). Y este esfuerzo y lentitud en la velocidad para escribir, resultaría en una letra “disfrazada” dada su extrema meticulosidad, con lo cual sería descartada por resultar poco confiable.

Más allá de algunas pautas generales para realizar un escrito, lo más recomendable al momento de realizar un manuscrito es sentirse relajado y a gusto para que estas características se vean exteriorizadas en la escritura.

Para contactarme : solis.maria.guadalupe@gmail.com

María Guadalupe Solís Hernández

Lic. en Psicopedagogía (U.Sal)

Grafólogo Oficial con especialización en Selección de Personal (Inst. Emerson)

Mas temas relacionados a la grafología