Franquicias para emprendedores

Franquicias para emprendedores, porque sí o no


Las franquicias son un medio ágil de emprender un negocio, porque se parte de un producto y marca ya existente, las cuales han probado su éxito en un mercado determinado. Pero no todo lo que brilla es oro y debes analizar con detenimiento si te conviene aprovecharte del método de franquicias para ser emprendedor.


Las ventajas de una franquicia:

Como ya mencionamos, la principal ventaja de las franquicias es servirte de una imagen ya reconocida y posicionada en el mercado. Sería el caso de una franquicia de hamburguesas o de comidas rápidas, un gimnasio para hacer ejercicio especializado, un método de estudio o de capacitación, servicio de mensajería, entre otras.

No todas las empresas exitosas utilizan el sistema de franquicias para crecer en nuevos países y mercados, en especial cuando ellos mismos pueden atenderlos y desarrollarlos directamente. Pero cuando desean crecer rápido y beneficiarse sin invertir de su marca y producto, pueden acudir a este método de franquicias, el cual se extiende en casi todos los mercados del mundo.

Cuando ingresas a un negocio a través de la franquicia, recibes de parte del dueño toda la capacitación y conocimiento que les ha permitido tener el éxito. Se podría decir, que te beneficias de sus secretos para empezar tu negocio con el pie derecho. Pero todo tiene un precio, que es el de pagar un monto inicial y a veces mensual, correspondiente al derecho y usufructo de su marca e imagen.

Tu te encargas de todos los costos de lanzamiento y operación del negocio, y adicionalmente pagas por el derecho de uso de una marca reconocida. Cuanto más famosa y reconocida sea la marca, mayor será el monto de dinero que deberás pagar. Esto es natural y lógico, porque se asume que una buena imagen te trae clientes, a veces casi sin esfuerzo. Un cliente ve la marca y va seguro a comprar, porque la conoce.

Desventajas de utilizar una franquicia como método o para emprender negocios:

Emprender con éxito

Emprender con éxito

Una franquicia por lo general te exige tener un importante capital desde el comienzo, el cual recuperarás con el tiempo pero necesitas tener el dinero inicial. Adicionalmente, algunas franquicias preferirán a los emprendedores que tienen referencias y planes de expansión rápido para abrir varias sucursales a la vez y a nivel nacional. Porque su marca está en juego.

A menos que tengas un importante músculo financiero para invertir, en infraestructura y locales, garantizando el servicio de la empresa que te otorga la franquicia, no será fácil que te otorguen el derecho.



Cuando más grande y reconocida sea la franquicia, tus calificaciones y referencias para llevar adelante el negocio, serán más exigentes. Las exigencias de imagen, publicidad y operación serán mayores, porque cada quien cuida de su negocio.

Un tema que debes vigilar muy bien cuando vas a estudiar una franquicia es el aspecto financiero, el balance de cuentas que incluyen el monto de ventas que debes hacer al mes para poder atender los costos, no sólo de la operación normal del negocio sino de las exigencias del dueño de la marca.

Otro aspecto que debes considerar en una franquicia es la aceptación del producto por parte del mercado al cual te vas a dirigir, en especial cuando es un producto nuevo en la zona o región donde te encuentras. Porque un producto o servicio puede funcionar en otro país y ser exitoso, lo cual no garantiza que se traslade a tu país o región donde lo vas a lanzar. La clave es realizar investigaciones de mercado con los clientes.