Eres del tipo emprendedor


¿Eres del tipo emprendedor? Cuáles son las habilidades y características necesarias

Ser emprendedor puede ser una aptitud innata, pero no es lo común para la mayoría de la gente. Por ello, se puede aprender a ser emprendedor si así lo deseas. Agudizar los sentidos, mente de estratega, mucho servicio y orientación al cliente, amor propio y autoestima a toda prueba y ser multifacético, son algunas de las

características que puedes sopesar para saber si eres del tipo emprendedor.

Agudizar los sentidos:
Si logras que los oídos escuchen las necesidades de los clientes, la vista encuentre oportunidades de negocio, el olfato perciba el camino correcto, y la intuición te guíe hacia la innovación y diferenciación, con seguridad será un gran emprendedor. Porque se caracteriza por estar a la vanguardia, ir un paso adelante del mercado, sintonizarse con los clientes, y ver las oportunidades donde pasa desapercibido para el común de la gente.

Eres del tipo emprendedor

Eres del tipo emprendedor

Mente de estratega:
Un objetivo y una idea de negocio son fundamentales para ser emprendedor, pero lo es aún más encontrar la estrategia para llegar lo más rápido, al menor costo y con el mayor beneficio. Ser estratega implica tocar las fibras del consumidor, ofrecer lo que realmente se necesita, competir en mejores condiciones y vencer a los demás en la carrera por lograr el favor eximiendo del mercado. Ser estratega es aprender a diferenciarse del resto, encontrar el valor en lo que se hace, llegar a quien lo necesita.

 

Servicio y orientación al cliente:
No basta con desear prestar un excelente servicio, hay que garantizarlo y superarse continuamente. Cuando dos productos se parecen, el servicio hace la diferencia. Hay que sentir realmente el deseo de servir a los clientes, orientarse sinceramente a superar sus expectativas, y ser el mejor en ello. Escuchar la voz del cliente, ser proactivo y no reactivo, cumplir las promesas y garantizar la oferta.


Amor propio y autoestima alta:
Los nuevos emprendimientos requieren de mucha fuerza interna para poder sobreponerse a las caídas, los rechazos, los fracasos, hasta que se logre con la persistencia el éxito. El que confía en sus capacidades y cree en su proyecto podrá proyectar la imagen de credibilidad tanto a futuros inversionistas como al mercado. Todo es un proceso de aprendizaje y cada resultado debe mirarse como una oportunidad para seguir creciendo. Se agradecido y date ánimo en forma permanente.

Multifacético:
Todo emprendimiento en sus inicios necesita del concurso y aplicación de variadas disciplinas y conocimientos, las cuales debes acometer y algunas veces improvisar, pero de todas formas responsabilizarte. No debes tener miedo de incursionar en aspectos financieros, comerciales, de marketing, tecnología, administrativos, recursos humanos, operativos, comercio exterior, y así podríamos seguir indefinidamente. La clave del emprendedor exitoso, no es que domine todo, pero si que sea multifacético, para poder realizar cualquier tema que se le presente, sin complejos ni demoras.

 

Ser emprendedor no es un espacio vedado para unos pocos, ni las habilidades requeridas son complejas o demasiado especializadas. Pero aspectos como la agudeza de los sentidos o la mente estratega debes tenerlos muy en cuenta, así como la orientación al cliente y una autoestima bien alta. Sin importar las habilidades que ya dispongas, debes seguir creciéndolas y remodelándolas.

 

 

“Imagen por cortesía de stockimages/ FreeDigitalPhotos.net”.