En 6 pasos de desempleado a emprendedor

De desempleado a emprendedor


Tal vez uno de los momentos más difíciles de la vida es aquel en el que te encuentras desempleado, en especial cuando existen otras personas que dependen de tu ingreso. Son momentos en los que la autoestima disminuye, la angustia se apodera de tu mente y tu cuerpo, no encuentras el camino que te llevará a recuperarlo todo.


1. Ser emprendedor es una excelente alternativa:

Cuando no existe un empleo, siempre se presenta la alternativa de generar tu propio empleo, es decir hacer emprendimiento. Porque no dependes de que otros te contraten sino que se encuentra en tus manos la posibilidad de generar un negocio. No importa el área ni el producto o el tipo de servicio. La clave es que te pongas a generar ideas, de necesidades que encuentres en tu entorno, las cuales puedes satisfacer basado en tu experiencia y conocimiento.

2. Se optimista y creer en ti mismo:

El primer paso que debes vencer, para pasar de desempleado a emprendedor, es creer en ti mismo, en tus capacidades y potencial para crear y obtener resultados. Es muy importante no sentirte culpable por los hechos que generaron el desempleo o salir de tu empleo anterior. Muchas veces los eventos se presentan porque deben ocurrir, sin más análisis ni frustraciones, y no es conveniente llorar sobre el pasado. Por el contrario debes reunir tus fuerzas para motivarte y hacer relucir el optimismo y alegría, sobre el futuro que te depara, y que comienza ya mismo con poner a andar un negocio o emprendimiento.

3. El apoyo de tu familia y seres cercanos:

Las motivaciones del emprendedor

Las motivaciones del emprendedor

Cuando te encuentras solo y abandonado, es más difícil resurgir con valentía y la suficiente fuerza para emprender un negocio. En cambio, cuando cuentas así sea con una persona que cree en ti, y está dispuesta a colaborarte en tus nuevas metas, sin duda el camino será más fácil. Busca aquella persona que puede convertirse en tu amigo fiel en estos momentos, aquella que te dará aliento y energía positiva para que decidas tu nuevo futuro. Podrá ser un familiar, tu pareja, un hijo, el ladre o madre, un amigo, un vecino, u otro desempleado, que te entienda y este dispuesto a ir hasta el final.

4. Conocerte a profundidad:

Para ser emprendedor, el comienzo es encontrar tus pasiones y motivos para actuar. Tal vez un hobby, tu experiencia laboral, tus estudios, aquellas cosas de las que sientes orgullo, lo que te hace alegre, lo que te gusta, en donde has logrado éxitos o esperas lograrlos en el futuro. Cuando te conoces a profundidad, comienzas a vislumbrar oportunidades para emprender una nueva aventura.


5. Observar a las personas:

Toda idea de negocio persigue satisfacer una necesidad en un grupo de personas. Estas necesidades que luego se convierten en ideas, surgen a partir de la observación de tu entorno para encontrar oportunidades, quejas, insatisfacciones, problemas, necesidades sin resolver. Deberás para ello, agudizar tu nivel de observación, para que ningún detalle pase desapercibido. Al comienzo requerirás un poco de esfuerzo para concentrarte en el entorno y el comportamiento de los clientes, pero luego será un hábito natural y espontáneo.

6. Es el momento de decidir:

Muchas buenas ideas se quedan en el plano intelectual, porque las personas no se deciden a actuar. El emprendedor por naturaleza emprende y actúa, toma decisiones y pone las ideas a funcionar. Es el momento de decidir, a partir de tus fortalezas y las oportunidades que te brinda tu entorno.