¿El entrevistador es un profesional de RRHH?

A qué prestarle atención cuando el entrevistador es un profesional de los Recursos Humanos y cuando no lo es


En una entrevista de trabajo nos podemos encontrar con distintos tipos de entrevistadores, en esta oportunidad se analizarán las diferencias que debemos tomar en consideración cuando el entrevistador es un profesional de RRHH y cuando no lo es.



Todos los entrevistadores tienen como finalidad lograr encontrar al candidato perfecto. La entrevista es el momento de la verdad, donde podrán prestarle atención a distintos aspectos de las personas que pudieron no percatarse al leer el currículum, ya sea para mejor o para peor, se tomarán en cuenta todos los movimientos del seleccionado.

Un entrevistador (no profesional de RRHH) hará una selección basada en la capacidad que tenga el postulante en relación a las tareas que este deba realizar en dicha empresa. Por ejemplo: evaluará cómo se comporta el candidato bajo presión, qué tal es su desempeño a la hora de trabajar en equipo, como se comunica con sus pares, etc. Para esto se tienen distintas metodologías, entre ellas: preguntas o pruebas diversas.

En este caso se debe ir listo para responder distintos tipos de preguntas, la mayoría será dirigida a temas que involucren a la empresa en sí, por ejemplo: “Qué hacer en caso de…”, “Cómo resolverías este problema…” etc. Es posible que pregunten sobre los intereses personales, metas dentro de la empresa, tus aspiraciones de renta, entre otras.

Es por eso que debes estudiar la compañía en cuestión, ver sus necesidades, también fijar un presupuesto de renta acorde a lo que ellos están dispuesto a pagar, y ver cuáles son los enfoques de la empresa.

En ambos casos hay que presentarse con un currículum que aparte de contener palabras pueda reflejar un pedazo de la persona; se debe ser puntual, cordial y formal. Es muy importante mantener la calma y la seguridad, lograr proyectar una actitud positiva y energética. Los movimientos corporales también jugarán un importante rol dentro de la entrevista y cualquier entrevistador estará muy atentos a estos.

La entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo

Cuando estamos frente a un profesional de los Recursos Humanos, la entrevista puede ir un poco distinta, estos podrían utilizar recursos que podrían poner a una persona al límite.
Debemos ir preparados, por ejemplo, para enfrentar una entrevista en grupo, donde tendremos que responder las preguntas en frente de todos, además de expresarnos, realizar comentarios y hablar de nuestras aptitudes personales. Esto se hace para ver el comportamiento de los candidatos en situaciones donde se debe mostrar la personalidad y la capacidad de expresarse en frente de una audiencia. La preparación es esencial en este tipo de entrevista.

Otro de los métodos que se utiliza es el hacer preguntas capciosas o difíciles de responder, que impliquen el uso del intelecto y capacidad para manejar situaciones bajo presión.

Las preguntas capciosas habituales son las siguientes:

  1. ¿Cuáles son tus aspiraciones dentro de la empresa?

Suele ser una equivocación mostrarse muy ambicioso. El enfoque debe ir dirigido a crecer como profesional dentro de la empresa, antes de querer salarios más altos o ascender de posición.

  1. ¿Cómo describiría su experiencia dentro de su antiguo trabajo?

Lo mejor es no hablar mal de su último trabajo, es preferible decir que lo que busca ahora es crecer (si le llegasen a preguntar por qué lo abandonó) y siempre describir las experiencias pasadas como enriquecedoras.

  1. ¿Por qué se encuentra un buen candidato para este cargo?

Siempre pasa que los postulantes hablan de sus aptitudes personales. Lo que el profesional de los RR.HH quiere es que se hable sobre las capacidades que se tendrán dentro del trabajo, sobretodo relacionadas con estrategias de organización y liderazgo.


Es frecuente que el entrevistador a veces tenga cambios abruptos de personalidad, por ejemplo que se ponga agresivo o impaciente en alguna oportunidad, o que genere silencios incómodos. Esto se hace para romper la comodidad y ver la reacción de los candidatos en posibles situaciones futuras dentro del trabajo mismo. Así que mantener la compostura en todo momento, si se llega a dar esta situación.

Lo mejor es haber hecho un estudio previo de la compañía y del cargo que se quiere obtener. Se pueden obtener datos en internet o bien preguntando a alguien que conozcamos que haya trabajado ahí.
Es clave que estemos interesados en el trabajo que queremos conseguir, que nos motivemos y que realmente nos presentemos sabiendo que somos capaces de darle un aporte a la empresa.

El profesional de los RR.HH siempre estará buscando señales dentro de los candidatos, por este motivo es fácil caer en sus trampas. Nunca se debe relajar del todo en una entrevista; esto genera perder el enfoque principal, tampoco perder el contacto visual ya que este por lo general revela falta de confianza. Finalmente con mantener una postura buena, segura y relajada, debería ser suficiente para tener una buena entrevista laboral.