¿Cuáles son las profesiones sin idiomas?

¿Existen profesiones sin idiomas? ¿Cuáles son?


Buscar empleo sin poder hablar el idioma del país de residencia puede ser una de las situaciones más frustrantes que una persona puede vivir en su vida laboral. La situación podría empeorar de continuar la búsqueda sin poder tener una comunicación efectiva, repercutiendo así en la vida personal del trabajador y su autoestima.



Principalmente, existen dos razones por las que una persona se vería imposibilitada de hablar el idioma: ser un inmigrante reciente o tener problemas fisiológicos. En ambos casos encontrar trabajo se puede transformar en un real problema. Donde el mayor inconveniente muchas veces es buscar mucho, sin buscar algo en específico.

Si sabes a dónde debes ir, será mucho más fácil llegar al lugar. Lo mismo ocurre con los trabajos. Si sabes dónde está tu área laboral, será mucho más fácil concretar una contratación y ser exitosa en ella.

Cuáles son las profesiones sin idiomas

Cuáles son las profesiones sin idiomas

Tenemos que entender lo siguiente: Si tenemos un impedimento, buscamos una habilidad para remplazarle. En este caso, nuestro impedimento es la comunicación verbal, pero nuestras manos y nuestras habilidades con ellas pueden ser la solución, al igual que nuestra vista, nuestra percepción, etc.
Resulta imperativo tener claro que el hecho de no poder tener una comunicación efectiva (temporal o permanente) no significa que nuestro trabajo será menos eficiente que el de otro.
Con esto interiorizado, podemos recién salir a buscar trabajo de forma óptima.

¿Qué profesiones no necesitan de un idioma?

Son 3 los tipos de rubros donde el idioma es total o parcialmente irrelevante.

  1. Trabajos donde el idioma es irrelevante
  • Costura: Muchas empresas necesitan a personas que se encarguen de hacer –e incluso diseñar- costuras para el hogar o vestimenta, sin tener que hablar el idioma, sólo seguir algunas indicaciones.
  • Gastronomía: Para quienes tienen talento en la cocina o han estudiado gastronomía, trabajar como chef o ayudante de cocina puede ser muy gratificante si no se maneja el idioma.
  • Construcción: Si quien da las instrucciones es capaz de explicarlas a extranjeros o personas con problemas fisiológicos, seguir las instrucciones no debiese tener complicaciones.

 

  1. Trabajos donde el idioma es parcialmente irrelevante

Un leve intercambio de comunicación será necesario, pero no determinante. Puede existir un intermediario que ayude con las indicaciones.

  • Manicurista, Pedicurista o Estilista: Estas profesiones son bastante entretenidas, en los salones de belleza siempre están solicitando a nuevo personal. Se pueden encontrar salones que son 100% extranjeros, y será mucho más fácil poder prestar los servicios allí.
  • Masajista: Si te manejas en esta área, será bastante sencillo hallar trabajo. Lo principal es entender lo que el cliente quiere y luego comprender si surge algún percance dentro del tiempo de masaje.
  • Chófer: Para esto debes tener sentido de la orientación y conocer el área donde estás trabajando. Siempre te darán una indicación específica a donde debes dirigirte, si la entiendes, no necesitarás mucho más que eso.
  • Mecánico: Necesitas al menos manejar la jerga de los vehículos, si entiendes los problemas de estos y sabes lo que debes hacer para arreglarlos, esta puede ser una profesión bastante fructífera.

 

  1. Emprendimientos donde el idioma no es un impedimento

En los siguientes emprendimientos, el talento y la habilidad son los factores predominantes. Bastará con un socio o alguien con dominio del idioma que gestione los papeles, permisos, etc. para poner en marcha el negocio.

  • Ofrecer servicios de Catering: Aquí enlistaras tus servicios para que el cliente escoja; tú le brindas lo solicitado sin mayores intercambios comunicativos.


  • Abrir un restaurant pequeño: Si sabes de gastronomía, es factible poner un restaurant. En EE.UU, los “delicatessen” son bastante populares, y la mayoría de ellos son dirigidos por extranjeros sin mayor dominio del idioma.
  • Comenzar una fábrica de muebles: Si lo tuyo son las habilidades manuales y sabes de construcción, poner a la venta muebles es una opción bastante rentable. Puedes partir de poco y expandirte con el tiempo.

 

Imagen por  cortesía de Photostock  / freedigitalphotos.net