Controla la mente en tu empleo

Controla la mente en tu empleo
Ejercicios mentales y actividades para ser más productivo en el trabajo


¿Has sentido alguna vez que ya no puedes más con tu trabajo? Como si todo el tiempo tu mente estuviese volando en cualquier otro lugar menos donde debe estar. Es posible que todos alguna vez hayamos sentido esa sensación tan desesperante, y el problema más grave recae en que para producir bien, nuestra mente y cuerpo deben estar en sintonía y con buena salud. Saber lidiar con bloqueos mentales es extremadamente importante para poder continuar funcionando sin acumular presión y finalmente terminar en un colapso.

Para salir de aquel estado mental de bloqueo, frustración, o extenuación, podemos hacer algunos ejercicios que nos permitirán purificar nuestra mente y despejarla de todo ello que nos agobia, pero antes es necesario asegurarnos que le estamos dando a nuestra mente lo que ella se merece.

Es importante que le des a tu cerebro los nutrientes principales que lo harán trabajar a toda potencia. Así que para comenzar, reconoce tu estado actual de alimentación; si notas que estás fallando en algo, preocúpate por hacer un cambio. Lo que hará funcionar mejor a tu mente son los frutos secos como las almendras y nueces, las frutas frescas, y una buena hidratación.
Es bastante sencillo optar por un café azucarado que por una manzana verde, pero si lo hacemos, empezaremos a notar diferencias importantes en poco tiempo y aumentaremos nuestra productividad laboral.

Controla la mente en tu empleo

Controla la mente en tu empleo

La segunda cosa que debes hacer es analizar que te está haciendo sentir así; puede ser mucha presión en el trabajo, muchas cosas por hacer sin contar con demasiado tiempo, o problemas personales. Identificar el problema es un paso importante para llegar a aliviar tus pensamientos eficientemente.

Hablaremos a continuación de algunos ejercicios o actividades que podemos hacer para devolver nuestra mente a un estado tranquilo y liberado para trabajar mejor.

  1. Controla tu respiración: Justo en ese momento cuando vas a estallar o sientes que no puedes dominar tus pensamientos, lleva tus ojos a la oscuridad y escucha tu respiración, no dejes que otras cosas influyan en tus sentidos, sólo deben ser tu respiración y tu mente conectadas; practica esto por 5 minutos o hasta que te hayas calmado. Esta técnica es muy efectiva; puedes practicarla por las noches, y si la acompañas de música de relajación, obtendrás mejores resultados a largo plazo.
  2. Aprende más: Si tienes dificultades para aprender o concentrarte, estimula tu mente para que estas actividades se te hagan más fáciles. La lectura será clave para lograr abrir tu mente, no deben ser artículos científicos, sino que puedes leer lo que te guste más, de pronto verás que tu mente se va despejando y puedes concentrarte en cosas que antes se te hacían más difíciles. Puedes también jugar, cartas, crucigramas, sudoku, etc. todas estas actividades te hacen pensar y preparan tu mente para otras situaciones.
  3. Piensa en lo que te gustaría: Resulta ser muy efectivo pensar en el futuro cuando estamos viviendo situaciones incómodas en el presente, o también pensar en las recompensas que esas tareas nos brindarán. Por ejemplo: estás en la oficina con 30 carpetas que revisar, ya no aguantas más y lo único que quieres es irte a casa; si te vas a casas, dejarás todo pendiente o perderás el trabajo, y si te quedas y terminas, puedes pasar unas hermosas mini vacaciones a fin de mes. Tendrás así una motivación y le darás tú mismo un sentido a las cosas que estás haciendo.
  4. Juega con tu respiración: Nuevamente la respiración toma protagonismo, envía respiros reiterados hacia adentro, es decir, inhala desde tu estómago unas 4-7 veces de forma rápida (1 segundo por respiro), luego retén la respiración lo más que puedas, y finalmente exhala de la misma forma que inhalaste, es decir botando el aire en cortas respiraciones.
  5. Date gustos: Tu mente necesita espacios para respirar, debes pensar en cosas que te hagan sentir bien y hacerlas cada cierto tiempo. Trabaja hasta que sientas que necesitas un descanso, cuando ese momento llega, ve por un té verde, un snack saludable o una reproducción a tus 5 canciones favoritas.
  6. Piensa en momentos felices que viviste o vas a vivir: Recordar buenos momentos te dará algunas alegrías e incluso ideas para hacer prontamente con tus cercanos. Planifica actividades que te den satisfacción, sentirás entusiasmo y un mejor humor.

 

Imagen por cortesía de pakorn / freedigitalphotos.net