Cómo ser el buen comercial que están reclutando

Cómo ser el buen comercial que están reclutando las empresas


Ser comercial puede tener varios significados y tintes para explorar. Para algunos será ser comercial aquella persona o profesional que vende hasta un hueco. Para otros ser comercial significa alguien con muy buena capacidad de comunicación. También podría decirse que la personalidad del comercial resalta por ser flexible, amable y conciliador. Ser un buen comercial significa mucho de lo anterior, pero lo más importante es que tenga una aptitud de negociación, una actitud positiva y optimista a toda prueba, y una facilidad para la empatía y detección de las necesidades de los demás.

La respuesta a la pregunta, ¿Cómo ser buen Comercial?, se puede abordar a través de la selección cuidadosa de aquellas características, inamovibles y que nunca deben faltar para llegar a ser un buen comercial, mantenerse en esta posición y perdurar para siempre. Te hemos seleccionado las siguientes seis atributos y buenas prácticas de todo buen comercial.

Dar primero antes de recibir:

El buen comercial es generoso, con su tiempo y su trabajo, su expresión y comunicación, su toma de desiciones, y su característica que busca siempre dar antes de recibir. Un comercial que se acerca a un cliente, no puede llegar a exigir la compra y el cierre de la venta, sin haber antes entregado, su disposición de servicio, su pasión por el producto que ofrece, mostrado los beneficios y valores. El buen comercial se debe poner siempre al servicio de los demás, como si fuera un buen samaritano.

Ser coherente entre lo que se dice y se muestra, incluso lo oculto:

Con seguridad habrás oído hablar de los mensajes no verbales, que corresponden a los gestos de la cara, movimientos del cuerpo, la energía que se transmite, y la afirmación o negación que se realiza en forma no verbal a lo que se está comunicando con palabras. Las personas oyen y escuchan las palabras, pero en realidad están sintiendo y percibiendo todo aquello que se les transmite no verbalmente. Por ello, a pesar de que les vendas todos los beneficios de un producto o servicio, se pueden sentir incómodos y no tomar la decisión de compra. Porque no existe coherencia entre lo que se dice y transmite.

Buscar siempre en la negociación el que ganen todos:

el buen comercial

el buen comercial

Un buen comercial es el que sabe que no puede ganar una venta o una negociación a costa de que el otro pierda. Si lo hace, no habrá ganado una venta sino que habrá perdido un cliente, y muchos más. La imagen se gana a pulso y lentamente pero se puede perder en un segundo. Ganar todos, implica dar y recibir, buscando siempre las soluciones y estrategias para que se cumplan los deseos de la otra parte sin dsmeritar los deseos propios. Todo es cuestión de equilibrio.

Desarrollar relaciones en el largo plazo:

Hoy en día el buen comercial entiende que su meta no es hacer ventas sino desarrollar relaciones con los clientes, en lo posible en el largo plazo y de por vida. Para desarrollar relaciones con los clientes debes ser capaz de atraer, convencer y vincular no sólo racionalmente sino emocionalmente, que es lo,primordial. Las emociones hacen la diferencia entre quedarse o irse. Cuando te respetan, te aprecian, te consienten, te motivan, te escuchan, te entienden y te complacen.

Desarrollar los sentidos y la intuición:

Para ser un buen comercial es primordial Que tus sentidos funcionen a plenitud y se potencien. La visión para ver más allá de lo aparente. El tacto para ser prudente y oportuno. El oído para entender, comprender y satisfacer. La comunicación para vender tus beneficios y el valor. El olfato para intuir e ir un paso adelante. Cuando los sentidos funcionan, la relación comercial florece, porque cuentas con múltiples herramientas y apoyos.

Tener seguridad en sí mismo y ser asertivo:

La actitud del comercial se refuerza con el apoyo de la confianza en sí mismo y ser capaz de mostrar la identidad sin triquiñuelas y con transparencia. Ser asertivo implica tener una posición e identidad propia, flexible pero clara. La seguridad va de la mano de la asertividad, ambas se refuerzan y se complementan.

Ahora ya cuentas con herramientas para que seas el mejor comercial del mundo. Busca tu fuerza interior, muéstrala con orgullo, se sensible a tu entorno y flexible para fluir con los cambios, busca la ganancia de todas las partes, se coherente entre lo que dices y muestras, y busca más que ventas, desarrollo de relaciones en el largo plazo.

 

Imagen por cortesía de Tuomas_Lehtinen / freedigitalphotos.net

 

1 comment for “Cómo ser el buen comercial que están reclutando

Comments are closed.