Cómo identificar una buena oferta de trabajo

Cómo identificar una buena oferta de trabajo entre todas las publicadas

En teoría todos soñamos con tener muchas ofertas de trabajo de dónde escoger. La verdad de las cosas es que no siempre se tiene ese tipo de oportunidades, pero ¿qué pasa cuando te enfrentas a una situación así, en la que tienes que escoger al menos entre dos ofertas de trabajo diferente?

 
La respuesta puede no ser tan obvia de entrada, ya que aunque todos tenemos una idea de lo que puede ser un trabajo ideal, quizás llegado el momento esa respuesta obvia no sea la más atinada o la más conveniente para nuestra carrera y para nuestro futuro.

Buena oferta de trabajo

Buena oferta de trabajo


Para ejemplo, una de mis experiencias: cuando recién egresé de la universidad empecé a enviar solicitudes de trabajo a muchos lugares diferentes, con la esperanza de que me llamaran de alguno y que alguien me diera una oportunidad de empezar a trabajar y de comenzar a reunir experiencia. Para mi buena suerte, obtuve dos entrevistas de trabajo la misma semana. En una de las empresas, una comercializadora de teléfonos móviles, me ofrecían un puesto como asistente del director general, me dijeron que trabajaría creando campañas publicitarias sencillas para ofrecer los productos de la compañía, especialmente durante fechas especiales, como navidad, el día de San Valentín, etcétera. En la otra empresa me ofrecían un puesto como ejecutivo de cuenta, me ofrecían una paga que era la mitad de lo que me ofrecían en la primera empresa, tenía un horario menos flexible y estaba considerablemente más lejos de mi casa, pero la cartera de clientes de la segunda empresa de publicidad me pareció mucho más atractiva que la idea de trabajar con un solo rango de productos de manera indefinida.

Al momento de elegir, aunque parecía que el primer trabajo era más conveniente, cómodo y mejor remunerado, terminé decidiéndome por tomar la segunda oportunidad, porque se apegaba más a lo que quería obtener a largo plazo para mi carrera y mi crecimiento laboral.

Escoger la mejor oferta de trabajo es sumamente relativo y dependerá de cada persona: lo que para ti puede ser el trabajo ideal, para otras personas puede ser una oferta llena de carencias, por lo tanto no puedes depender de los consejos de tus amigos y familiares para decidir, sino que tienes que hacer un ejercicio de reflexión muy personal que te ayude a definir qué es lo que realmente quieres o necesitas.

Una manera simple de hacerlo es elaborar una lista que incluya todas las características de lo que tú consideras que es un trabajo ideal. Inclúyelas todas, no tengas miedo ni te autocensures, recuerda que este será un ejercicio sumamente personal que te servirá solamente a ti para tomar una decisión. Después, enumera las cosas en esa lista en orden descendente (primero la cosa que más apreciarías o agradecerías tener en un trabajo, al último la que consideras menos necesaria). Eso te dará la oportunidad de reflexionar de manera consciente acerca de cuáles son las cualidades que realmente apreciarías tener en un trabajo en lugar de tomar una decisión al calor de la presión o de las opiniones de terceras personas.

Ten en cuenta a la hora de priorizar dichas características qué es lo que buscas obtener a corto, mediano y largo plazo, sé realista acerca de qué es lo que quieres conseguir y si llegas a sentir que la decisión que has tomado no es la correcta, no tengas miedo de admitirlo y volverlo a intentar: siempre es preferible hacerlo antes que quedarte en un trabajo que no se siente como el adecuado para ti.