Cómo hacer un Curriculum para inmigrantes en Inglés

Cómo hacer un Curriculum para inmigrantes en Inglés: Consejos para Principiantes y para no tan Principiantes

Hay varios pasos que se deben seguir con el objetivo de saber cómo hacer un Curriculum para inmigrantes en Inglés que se adapte a la mentalidad de cada lugar.

 
Pareciera que elaborar un currículum dirigido a empleadores en los Estados Unidos es algo muy parecido a elaborar un CV para alguna empresa en América Latina, pero esa percepción dista mucho de la realidad: un curriculum debe prepararse tomando en cuenta la época, la ubicación, la mentalidad y los objetivos que se persiguen.

Curriculum para inmigrantes

Curriculum para inmigrantes

Por ejemplo, en la época en la que mi padre todavía trabajaba en una empresa paraestatal en México, algo que él parecía apreciar muchísimo era la ‘riqueza’ de su hoja de vida. En alguna ocasión llegué a pedirle que me prestara su CV para utilizar su formato como base para elaborar el mío, y me sorprendí profundamente cuando me entregó un documento de 16 hojas de largo que enumeraba a detalle cuanto proyecto había realizado a lo largo de 28 años de trabajo. En ese momento no logré captarlo a plenitud, pero sabía que había algo que no resultaba del todo adecuado con aquel formato y decidí postergar la elaboración de mi currículum.

Un par de meses después acudí a un seminario sobre creatividad y aproveché para acercarme al capacitador para pedirle su opinión acerca de la información que él creía que podía llegar a impresionar más a los empleadores… ¿qué consideraba que debía incluir en mi currículum? Lo que me contestó se ha quedado conmigo desde entonces.

“¿Sabes qué dice mi curriculum?” me preguntó al tiempo que sacaba una hoja de su portafolios. Su hoja de vida contenía sus datos personales (nombre, teléfono y correo electrónico, no más) e incluía un puesto solamente: “Director General de Mercadotecnia para McDonald’s Estados Unidos”.

¿Eso era todo? No quise parecer escéptica, pero me parecía que era muy poca información. “No necesito más” añadió. “Cuando llegué a los Estados Unidos quise impresionar a todo el mundo con mis credenciales, diplomas, puestos anteriores, relaciones laborales, y me di cuenta que a la gente no le importaba en absoluto saber en qué universidad venezolana había estudiado porque a ellos ningún nombre les significaba absolutamente nada; no les interesaba saber que cuando recién salí de la escuela obtuve un trabajo como cajero en un supermercado… lo que a la gente le llamaba la atención eran probablemente dos o tres puntos de mi currículum que, desde su punto de vista, hablaban más de mi personalidad, de mi disposición y de mi capacidad. Hace un par de años me di cuenta de que solo escribir ‘Director General de Mercadotecnia para McDonald’s’ era suficiente, porque la gente sabe que a un puesto de ese estilo no se llega fortuitamente: el puesto en sí explica que debí recorrer mucho camino para lograrlo, y lo más probable es que a quien lea mi currículum no le interese saber cómo fue que llegué ahí”.

Y qué razón tenía. A medida que comencé a conocer más la idiosincrasia laboral en los Estados Unidos me convencí de que hay varios pasos que se deben seguir con el objetivo de hacer un Curriculum para inmigrantes que se adapte a la mentalidad estadounidense:

  1. Hay que priorizar la información antes de comenzar a volcarla en el CV. Si la información no resulta del todo relevante, hay que ser honestos y eliminarla de nuestro currículum sin miramientos: si a nosotros no nos parece lo suficientemente importante, muy probablemente a los entrevistadores tampoco se los parecerá.

  2. Se debe cuidar que el CV no exceda una longitud de una hoja. Los reclutadores miran cientos de currículos al día y no se tomarán el tiempo de leer un documento de 5 o 6 hojas por persona.

  3. Hay que usar lenguaje directo, enfocado a objetivos, que refleje los logros alcanzados. En español somos más dados a “perifrasear” las cosas (a darles demasiado vueltas) porque en nuestras culturas eso significa que estás siendo más educado, pero en inglés el lenguaje es más frontal y dirigido.

  4. Es obligatorio cuidar hasta el más mínimo detalle de ortografía y gramática. Uno no se puede vender a sí mismo como una persona completamente bilingüe y después presentar un CV con errores. Un detalle tan simple como este puede llegar a arruinar muchas oportunidades.

  5. Hay que adaptar nuestro currículum para que sea adecuado para cada empresa. Aunque estemos tratando de alcanzar a ese segmento del “Corporate America”, no todas las empresas comparten la misma mentalidad… ¿estamos buscando ser contratados por una empresa con un enfoque profundamente ecológico? Puede que incluso elegir en qué tipo de papel imprimir el CV tenga un impacto; ¿estamos solicitando empleo en una empresa que suele donar mucho dinero a causas políticas? Probablemente tengamos que ser más cuidadoso con nuestras opiniones o posturas sobre el tema.

No hay respuestas definitivas: lo más importante es que jamás olvidemos que la elaboración de nuestro currículo debe obedecer a la mentalidad y a las necesidades del entorno geográfico, cultural y demográfico. Hay que conocer bien a nuestro mercado para poder comunicar nuestro mensaje de manera exitosa.