Bill Gates, ¿liderazgo introvertido?


Por Angela Bernardo

 ¿Existen ejecutivos con liderazgo introvertido?

La respuesta parece ser que sí. En un artículo publicado en El Economista, se confirmaba que el 40% de los ejecutivos se consideraban personas introvertidas. Algo que parece chocante, desde luego, con la concepción clásica que solemos tener de la figura del liderazgo.

 

Pero lo cierto es que personas como Bill Gates, fundador de Microsoft, o el mismísimo Warren Buffett, se habían considerado en alguna ocasión como “personas introvertidas”. ¿Cómo llegaron hasta la cima del éxito de los negocios si tenían un carácter tímido? ¿Tuvieron que transformar su personalidad para llegar tan alto?

Ese planteamiento es el que tiene Susan Cain, abogada y consultora especializada, que se describe como “introvertida” a pesar de haber estado trabajando en Wall Street. Según su planteamiento, Cain construyó un personaje más allá de sí misma, que hacía todo lo que ella no podía o quería: hablar en público, llevar negociaciones o gestionar equipos de manera directa.

Tras varios años de trabajo en la que se convirtió en una afamada especialista en su campo, Cain decidió escribir un libro sobre las personas tímidas y su relación en los puestos laborales. En esta obra, Cain explica que al menos una tercera parte de la población mundial ha de considerarse extrovertida. Un porcentaje realmente alto, tanto de compañeros de trabajo como de muchos de nuestros familiares. Están ahí. Convivimos con ellos. Incluso puede que una de esas personas seamos nosotros mismos.

 

¿Las personas introvertidas son mejores líderes?

Obviamente la respuesta no es sencilla, y como estamos ante un peligro enorme de caer en una absurda generalización, podríamos recurrir a Jarabe de Palo, y contestar: “Depende”. Está claro que existirán buenos líderes que sean personas sociables y extrovertidas, y gente que gestione mejor a pesar de tener un mayor grado de timidez.

Sin embargo, es importante destacar que, como explica Susan Cain en la charla TEDx, la mayor parte de publicidad que se realiza acerca del liderazgo, gira en torno a la alta capacidad de sociabilidad. Pero, ¿qué ocurre con los menos extrovertidos? ¿Qué características aportan en los ambientes de trabajo y en la gestión de equipos?

Podríamos decir, por una parte, que el hecho de ser reservados aporta un plus en cuanto a la toma de decisiones. En otras palabras, suelen reflexionar mucho más antes de actuar y examinan de manera minuciosa todos los detalles. Esto hace que no se tomen decisiones “en caliente”, por lo que es posible que los líderes más introvertidos prefieran no tomar riesgos innecesarios.

Por otra parte, este tipo de personas suelen transmitir calma a sus equipos. Como decíamos antes, no es bueno generalizar, y cada persona es un mundo, pero normalmente, el hecho de analizar en detalle los asuntos, hace que los equipos de trabajo no se sientan bajo la presión “del riesgo” y de las “decisiones aleatorias”. En otras palabras, es posible que afrontemos un ambiente laboral más pausado (que no quiere decir que no vivamos en un mundo frenético, como posiblemente le ocurriría a Cain en sus años en Wal Street).

Por último, la soledad que caracteriza a los más tímidos es el último detalle que pondremos hoy sobre la mesa. Y es que no hay una única forma de afrontar y asumir el liderazgo. Cada cual mantiene su propio estilo, y por cierto, depende bastante de cada persona. No hay dos líderes iguales, como no hay dos personas iguales. La timidez y la soledad de un jefe puede ayudar a mantener a los equipos de manera más reflexiva y calmada.

No significa que estemos ante ambientes de trabajo mediocres o parados. Simplemente nos encontramos ante ambientes distintos, que en ningún caso deberíamos menospreciar. Como decíamos al principio, en muchos casos el emprendedor se hace, no nace, por lo que forjar un carácter personal único es necesario para dejar marca.

Vía Personas tímidas, ¿mejores en liderazgo?Think Big.