Aumenta las posibilidades de ser llamado

Joven, Mayor: Aumenta las posibilidades de ser llamado a la entrevista de trabajo


Varias son las preguntas que surgen por la omisión o inclusión de dos dígitos en el currículum: la edad. La misión del currículum es ocasionar una entrevista de trabajo, por tanto, debemos enfatizar nuestras cualidades tanto como podamos para así cumplir nuestro objetivo. Existen formas de organizar el currículum para darle más énfasis a ciertas cosas que podrían ser más importantes que otras. Si la edad pudiese detonar una discriminación, entonces potenciar el currículum con cosas diferenciadoras será vital para obtener la llamada.



Primero, debemos entender que la edad no debe ser motivo de discriminación. Cualquier persona que se esfuerce lo suficiente puede llegar a rendir en una compañía y ser absolutamente productivo. Los motivos de discriminación recaen en que las personas jóvenes son vistas como inexpertas, con tendencias a ser irresponsables y tener poca destreza; las personas mayores, por otra parte, se les asocia a la lentitud, agotamiento laboral y baja productividad. Sí, son mitos absolutos, pero lamentablemente existen los prejuicios y estos son, muchas veces, inevitables.

Qué hacer si sientes que tu edad puede ser un problema

Suele ocurrir que las compañías con políticas discriminadoras muchas veces descartan a los trabajadores muy jóvenes o muy mayores, sin siquiera darles una oportunidad. Esta oportunidad se traduce en una entrevista y puede tener mayores posibilidades si generásemos un currículum donde la edad no fuese protagonista. Así puedes ir a la entrevista, darte a conocer personalmente y mostrar tus capacidades y tu potencial eficiencia.

¿Me llamarán a la entrevista si no incluyo mi edad?
¿Aumentan las posibilidades de ser llamados si no mencionamos la edad?

Generar un currículum sin la edad como protagonista

    • Tus habilidades deben estar actualizadas: Siempre debes estar al tanto de las últimas tecnologías o los últimos procedimientos que se efectúan en el campo de trabajo al que vas a postular. Si quieres ser oficinista y te piden manejo en computación, no debes poner que te manejas en “Microsoft Works”, sino que en “Microsoft Office”, que es una suite moderna y actual.
    • Dale prioridad a las fechas más recientes: A pesar de que tu experiencia es importante, es probable que tus últimos trabajos hayan sido los que más han aportado en tu vida laboral (también aplicaste allí los conocimientos previos que tenías de otros trabajos). Es por esto que trabajos de 15 años en adelante, podrían ser omitidos sin problema, o ser mencionados brevemente. Dándole protagonismo a tus actividades recientes, profundizando en ellas tus habilidades, logros y responsabilidades.
    • Omite documentos muy antiguos: Si vas a incluir documentos con tu aplicación, como por ejemplo, una carta de recomendación. De no ser completamente relevante, es mejor dejarla guardada si tiene más de 15 o 20 años.
    • Evita la información personal: Lo mejor será ocupar el pequeño espacio que tienes en tus características como profesional que en información personal que no debiese tener incidencia alguna en los resultados de tu postulación.


    • Manifiesta vitalidad y optimismo: Utiliza las palabras para mostrar positivismo y voluntad de aprendizaje. Las ganas de crecer en conocimientos y superarse son dos cualidades imprescindibles en un postulante.

    Es importante señalar que no necesitamos mentir para conseguir la llamada, más bien utilizar los recursos que tenemos estratégicamente para lograr generar el impacto en el reclutador y que este finalmente nos dé la posibilidad de asistir a la entrevista. Necesitas implícitamente decir: “Es verdad, puedo ser mayor (o menor), pero esto jamás determinará mi valor como profesional y el rendimiento que tendré”.