3 Ventajas de una mujer emprendedora

Ventajas de una mujer emprendedora x 3

Hoy más que nunca están surgiendo oportunidades para que las mujeres puedan iniciar o reforzar proyectos empresariales. Esto quiere decir que con un poco de investigación y acercándose a los medios correctos, cualquiera puede tener la oportunidad de comenzar su propio negocio y lo mejor de todo es que no tiene que hacerlo sola, porque en la actualidad hay muchas instituciones sociales, bancarias, educativas y gubernamentales que están poniendo muchos recursos a disposición de las mujeres.
Viabilidad de comenzar tu empresa

Viabilidad de comenzar tu empresa

 


Sin embargo, la aventura empresarial puede no ser una experiencia recomendable para todo el mundo, puesto que iniciar una compañía propia conlleva riesgos y requiere habilidades específicas, por lo que es muy recomendable que antes de arrancar cualquier proyecto la persona interesada reflexione primero sobre su personalidad, sus objetivos, sus intereses y sus metas para ver si el camino empresarial es para ella.

 ¿Cuáles son algunas de las ventajas de una mujer emprendedora?

1. Una emprendedora busca constantemente la innovación

Si se quiere tener éxito en el mundo de los negocios, se debe estar dispuesta a innovar constantemente, para ofrecer puntos de diferencia y beneficios que la competencia no pone a disposición del mercado. Esto implica que se esté llevando a cabo de manera constante una investigación y un sondeo de las opciones disponibles en el mercado, para seguir proponiendo maneras de mantener la propuesta del negocio fresca y atractiva.

2. Una emprendedora es organizada y sigue un método

Ya sea para elaborar una base de datos de clientes cautivos o potenciales, para manejar la contabilidad de la empresa o para darle seguimiento a un calendario interno de pagos y cobranza, una emprendedora debe ser muy organizada, o saber escoger a alguien así para integrarlo en su equipo de trabajo. Idealmente, una empresa debe nacer a raíz de un plan de negocios, lo cual le dará una buena base organizacional para comenzar a trabajar, pues al tener estados financieros, balances, metas trimestrales, semestrales y anuales, control de préstamos, etc. será más fácil que la emprendedora sepa de dónde proviene el dinero y a dónde se está destinando. En cuestión del servicio a clientes, ser organizada le dará la oportunidad de tener bien cuidada a su base de clientes y no quedarle mal a nadie, pues con el método adecuado todos los productos, ventas, proyectos o solicitudes serán procesados a tiempo y satisfarán al cliente. Mucha gente brillante es un tanto distraída, pero todos los negocios exitosos funcionan como maquinaria de relojería.

3. Una emprendedora busca ayuda cuando es necesario

Todos tenemos fortalezas y debilidades: lamentablemente no se puede contar con pericia en todas las áreas necesarias para manejar un negocio, pero afortunadamente la ayuda para las empresarias está cada vez más al alcance de todas. Ya sea que se trate de algún curso de capacitación para empresarias impartido gratuitamente por alguna universidad o cámara de comercio, o de algún curso de finanzas ofrecido por instituciones bancarias o gubernamentales para explicar cómo se puede lograr el flujo saludable de fondos en una empresa que apenas comienza, las empresarias pueden encontrar opciones que se ajusten a sus necesidades, ya sea en línea o de manera presencial en cámaras de comercio o dependencias gubernamentales locales para poder avanzar con paso firme en su camino hacia la estabilidad y el éxito empresarial. Lo más importante es perder el miedo a decir “no sé” y buscar los medios para conseguir la ayuda que hoy en día se encuentra disponible con tanta facilidad.